Adopta en positivo +

La Leucemia o inmunodeficiencia felina, son dos enfermedades causadas por un retrovirus que sólo se transmite y afecta a gatos, y que les creará tener un sistema inmunitario débil, por lo que su organismo puede ser atacado por otros virus o bacterias con más facilidad.

El contagio no se da tan fácilmente. Cuando un gato sano entra en contacto con el virus, el sistema inmunitario del gato sano puede repeler la infección y crear anticuerpos contra este virus. De esta manera, el gato puede hacerse inmune y no desarrollar la enfermedad.

Nuestro objetivo con esta campaña es dar voz y visibilidad a todos los gatos afectaros por estas enfermedades.
Sigue siendo un estigma social el hecho de adoptar gatos enfermos, pero la realidad es otra. La realidad es que hay y siempre habrán gatos con este tipo de patologías, y la gran mayoría de ellos viven muchos años, sin tener problemas de salud adversos, pero para esto debemos darles una buena calidad de vida. Por eso necesitan ser adoptados con más urgencia.
En muchos otros casos de gatos callejeros llegamos tarde, y la enfermedad ha debilitado mucho al felino, ya que vivir en la calle, en ocasiones, no es fácil.

Progat Sabadell no eutanasia gatos ferales positivos que conviven en colonia, siempre se procede a la esterilización. Ya que consideramos que tienen derecho a la vida, como todos los demás. 
Debido a la forma en que se transmite de un gato a otro, ya hace más de 30 años que se sabe, que, el 70% de los gatos diagnosticados tienen el perfil típico de gato macho de más de 5 años que vive en la calle y no está esterilizado.  En cambio, solo el 30% son hembras o gatos jóvenes. ¿Por qué? Porque los machos sin castrar son los que tienen más peleas en época de celo, ya que las peleas agresivas están íntimamente ligadas con la propagación de la enfermedad.

¿Esta enfermedad felina se pude contagiar a las personas?

La  inmunodeficiencia felina se parece al sida humano en sus síntomas, pero no se puede contagiar a otros animales, ni siquiera a las personas. Por mucho que un gato tenga el virus y nos arañe, nos muerda, nos lama, duerma con nosotros, cojamos sus excrementos con las manos… cualquier cosa que se nos pueda ocurrir… no nos puede contagiar.

¿Cómo se transmite la enfermedad de un gato a otro?

En la transmisión natural,  no se transmite al lamerse mutuamente o al compartir agua y comida, porque el virus muere en cuanto está fuera del cuerpo del gato. Solo si es directo de saliva de un gato al riego sanguíneo de otro gato, el virus continúa vivo y se puede transmitir. Es decir, la transmisión solo ocurre al intercambiarse fluido de una forma muy concreta, de saliva de un gato  a la sangre de un gato sano, directamente.

Los gatos positivos y negativos pueden convivir juntos mientras no existan peleas graves, ya que el principal tipo de transmisión es si un gato positivo muerde a uno negativo. Pero la mordedura debe penetrar haciendo herida hasta el riego sanguíneo. Es decir, las peleas típicas de los juegos o las peleas leves no son un problema, ya que hay que morder hasta llegar a hacer sangre, de forma que la saliva entre en contacto con el riego sanguíneo del gato sano.