Matías

Matías es como un algodón de azúcar: dulce, tierno y muy bueno. Todo aquél que lo conoce se enamora de él. Fue recogido en un colonia muy bajito de peso, pero es un luchador y se ha estado recuperando y poniéndose bien fuerte. ¡Ahora incluso tiene mofletes! Ddebido a su vida en la calle, Matías tiene rinitis crónica (un poco de moquetes), nada que el cariño de una familia no pueda limpiar y dejarlo estupendo para achucharlo. ¿Quién quiere compartir tardes maravillosas de sofá con Matías?